Tu centro de medicina estética de Andorra

[wpml_language_selector_widget]

00376 892244

Consejos para mejorar la Rosácea

En nuestro blog nos gustaría hablar de la rosácea.

La rosácea es una enfermedad de la piel que afecta entre el 2 y el 20% de la población.

Dada su afectación facial, la rosácea puede producir un importante impacto emocional, desarrollando problemas de autoestima en las personas que la padecen.

Por eso es muy importante tratarla.

Es una enfermedad crónica de la piel.

Se caracteriza por un enrojecimiento e inflamación de la parte central de la cara.

Aparecen capilares dilatados (conocidos como telangiectasias), aumento del tamaño del poro y lesiones acneicas.

Son pieles que con los cambios de temperatura, el estrés,… se ponen muy rojas, las personas que la padecen en cualquiera de sus formas, pueden sentir vergüenza, ansiedad, y estigmatización social.

Hay diferentes tipos de rosácea dependiendo de la lesión predominante:

  • Eritemato-telangiectásica: la lesión predominante es la rojez y la presencia de dilatación de vasos. Se caracteriza por rubor, en forma de episodios de unos minutos de duración, relacionados con cambios de temperatura, ingesta de alimentos picantes, ingesta de alcohol,…
  • Pápulo-pustulosa: las lesiones predominantes son las lesiones acneicas, en forma de nódulos y pápulas. Aparecen principalmente en frente, nariz y mejillas.
  • Fimatosa: este tipo de rosácea suele ser más frecuente en hombres. Se caracteriza por un engorsamiento de la piel principalmente en la nariz, y presencia de muchos vasos sanguíneos dilatados.
  • Ocular: afectación ocular, principalmente en párpados, conjuntiva y córnea.

Cada una de ellas requerirá unos cuidados y unos tratamientos diferentes.

La causa de la rosácea es desconocida.

Se ha relacionado con factores genéticos y factores ambientales.

Los últimos estudios han relacionado la reactividad vascular como un efecto inmune sobre organismos como Demodex folliculorum (ácaro) o Helicobacter Pylori (bacteria).

La exposición al frio, la exposición al sol, alimentos picantes, ingesta de alcohol, el estrés y los cambios hormonales pueden desencadenar los síntomas de la rosácea.

Cuales son nuestros consejos para el tratamiento de la rosácea:

  1. Evitar el sol: la rosácea empeora con la exposición al sol. Siempre recomendamos protección solar SPF 50, oil free y de consistencia ligera.
  2. Utilizar cosméticos naturales: recomendamos cremas de consistencia ligera y poco grasas. Priorizar emolientes que contengan color verdoso, ya que van a mitigar el enrojecimiento de la piel.
  3. Evitar bebidas muy calientes, alimentos picantes, bebidas alcohólicas, alimentos con cafeína, el tabaco…
  4. Se aconseja una dieta antiinflamatoria: los últimos estudios sobre rosácea determinan que una dieta baja en lácteos y gluten, con ingesta de verduras, frutas, proteínas de alta calidad y la utilización de productos con acción antiinflamatoria como la cúrcuma, el jengibre, el ajo, el tomate,… puede ser muy beneficiosa para este tipo de pieles.
  5. Controlar los niveles de estrés
  6. Cremas que contengan vasoconstrictor: se utilizan en rosácea tipo eritematosa, la brimonidina o la oximetazolina 1% son dos componentes que producen contracción de los vasos sanguíneos. Evitan o mitigan el enrojecimiento. Deben usarse por la mañana y su efecto empieza a los 30 minutos de su aplicación. Dura unas 12 horas aproximadamente.
  7. Cremas con antibiótico: se utilizan en pacientes con rosácea tipo pápulo-pustuloso de forma leve. Son cremas que llevan antibióticos como el metronidazol, la invermectina, la clindamicina o la eritromicina. Aunque estos principios activos estén catalogados como microbianos, su efecto en el caso de la rosácea se debe a sus propiedades antiinflamatorias. Se recomienda su utilización durante 6-12 semanas.
  8. Antibióticos orales: están indicados en caso de rosácea pápulo-pustulosa moderada-grave. Se usan antibióticos del grupo de las tetraciclinas y su efectividad se debe a su acción antiinflamatoria. El tratamiento se recomienda entre 6 y 12 semanas.
  9. Isotretinoina: está indicada en casos graves de rosácea pápulo-pustulosa que no han respondido al tratamiento con antibióticos. En el caso de la rosácea su función es antiinflamatoria por lo tanto se usarán dosis mucho más bajas que en el acné.
  10. Peeling químico: indicado en pacientes con rosácea pápulo-pustulosa por su acción antiinflamatoria. Se requieren de 2 a 4 sesiones separadas de 1 mes.
  11. Láser IPL: indicado para tratar el eritema facial permanente y las telangiectasias. Requiere entre 3 y 5 sesiones. Consigue importante mejoría de los signos y síntomas de este tipo de rosácea.

Los diferentes tipos de tratamiento para la rosácea se pueden combinar según tipo de piel, tipo de rosácea y gravedad de la misma.

Si te preocupa la rosácea, ven a consultarnos para que te podamos asesorar.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
logo-skinclinic-sin-fondo

Si necesitas más información rellena el formulario, te atenderemos en la mayor brevedad posible.





    Acepto la política de privacidad